Aquel lejano día, al fin llegó.

reu-raul-castro-barack-obama

Dicen, que nunca es más oscura la noche que justo el momento antes de teñirse el cielo con el bruñido y alegre manto traído por el amanecer, también dicen que nunca es tarde si la dicha es buena, que un buen adiós es capaz de borrar de la memoria de los hombres actos desafortunados perpetrados por aquel que se despide de su cúspide si este adiós es lo suficientemente gratificante y digno, también alguien en alguna inédita página por ahí dijo, que la luz al final del túnel debe traer consigo una salida no ya de la lúgubre oscuridad repleta de sus incertidumbres, sino hacia un nuevo y real destino de promisorio panorama.

Acusado de espionaje y terrorismo fue encarcelado por el gobierno cubano el ingeniero norteamericano Alan Gross, desde el 2009 hasta la fecha permaneció en prisión, meses atrás había dicho que no aguantaría un año más en la cárcel por lo cual se suicidaría, no le fue necesario cumplir tan lapidaria sentencia, al tiempo que se escriben estas líneas esta junto a los suyos en suelo norteamericano pues, quizás por temor a cumplir su promesa, quizás porque al final vio el gobierno cubano la futilidad de tal cautiverio o tal vez por preferir mandarle en avión sobre sus propios pies más que en un sarcófago, finalmente Gross fue liberado.

El mismo gesto hizo Estados Unidos con tres cubanos acusados de espionaje luego sentenciados a cadena perpetua, marcando así el inicio del día tan lejano que ya muchos entendían nunca iba a llegar, pero otros sencillamente sabían que la historia no se nutre de lo inmutable, que su materia prima no es la inercia sino la dinámica. El presidente Barack Obama ha anunciado el restablecimiento de las relaciones con ese clavo en los zapatos del imperio llamado Cuba, Raúl Castro presidente de esa polémica isla del caribe ha anunciado homóloga medida. Así vemos cómo Obama se despide de la política, este inesperado pero atinado adiós es capaz de borrar muchos de sus desaciertos como presidente al tiempo de despachar el mal sabor de algunas promesas incumplidas, al parecer es cierto que así como que el día más claro llueve, puede también un rayo de sol culminar una larga tempestad.

Comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on Facebook