El genio en  4  versiones fantásticas

¿Puede la genialidad ser una condición que sitúe a un individuo por encima del bien y del mal?  ¿O más en concreto colocarle en un espectro desprovisto de moral y ética?  ¿Tiene el genio luz verde para exteriorizar todo el potencial de sus facultades sin importar el impacto de las mismas en el colectivo? Estas preguntas darían pie a un complejo debate, pero mientras llegamos a la conclusión de este dilema no podemos menos que deleitarnos ante las proezas de genios aún vivos y respirando el mismo oxigeno que viaja por los pulmones de la gente normal, genios como Tim Berners Lee, creador del internet, un invento que en términos de revolución de la comunicación sólo encuentra su símil en la invención de la imprenta de tipos móviles por parte de Gutenberg, y de eso hace más de 500 años. Hoy día más que lamentarnos, celebramos el resultado de su genialidad. Seguir leyendo

El autodidacta, navegante de dos aguas

autodidacta¿Tiene lugar la figura del autodidacta en la era de la especialización? A simple vista la respuesta podría ser un categórico no, más, si sopesamos que vivimos inmersos a su vez en la era de la información y que, nuestras existencias fluyen por un universo de bits responsables de transportar desde la “A” hasta la “Z” en materia de conocimiento gracias a al internet; podríamos entonces llegar a la inequívoca conclusión de que el actual escenario es el mejor caldo de cultivo para el autodidacta. Seguir leyendo

Juventud y deporte en la era de las sustancias dopantes:

Incontables ya son las veces que hemos escuchado la frase “Mente sana en cuerpo sano’’ la misma hace referencia al beneficio del deporte como estilo de vida, se presume pues, que toda persona practicante de disciplina alguna ha de estar exento de psicopatologías o problemas fisiológicos de toda índole. Si bien es cierto que tan ingenua aseveración es fácil de refutar, queremos hoy en estas breves líneas hablar sobre un tópico que llama en forma poderosa nuestra atención: El aumento de nuestro potencial gracias al uso de sustancias.

Taylor Hooton era pitcher, el entrenador de su equipo en Houston, lo saco de roster al ver que su tenue complexión muscular no cumplía con el estándar. Taylor, no quiso renunciar a su sueño de llegar a ser lanzador de las grandes ligas, entonces decidió hacer una jugada arriesgada: recurrir a esteroides anabolizantes para aumentar su masa muscular, de lograrlo la suya iba a ser una épica historia digna de ser acogida por el séptimo arte en algún guion hollywoodense plagado de clichés no obstante hoy día el nombre Taylor Hooton es el epítome virtual de todo aquel individuo que tras pretender ganar gloria y reconocimiento social termina siendo derrotado por la muerte. Seguir leyendo