Ironía de la tecnología

La época que le ha tocado vivir a la juventud contemporánea es muy peculiar, hoy como nunca antes, el cuerpo humano va superando sus límites, al parecer finalmente le hemos hecho caso al gran humanista estadounidense Lewis Munford, gracias a como hemos logrado incorporar a este los tantos artilugios tecnológicos existentes.

De todos ellos el denominado Smartphone es el que goza de mayor acogida entre nosotros los jóvenes, sin dudas son muchos los beneficios que podemos extraer del correcto uso del mismo, desde entretenernos hasta quehaceres propios de labores lucrativas, sin embargo hay un reciente estudio que llama poderosamente nuestra atención, el mismo fue realizado por la universidad de Sussex en el reino unido, allí han descubierto que utilizar varios dispositivos al mismo tiempo tales como tabletas y teléfonos inteligentes puede afectar de forma negativa el cerebro humano y es que han encontrado que quienes son adeptos al multitasking tienen menos materia gris.

A simple vista nos resulta toda una paradoja pues entenderíamos que si se es capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo es porque nuestro cerebro se encuentra en mejores condiciones cognitivas, pero la ciencia ha venido a socavar ese mito, por lo tanto aprovecho este espacio para recordarles congéneres de juventud que no hay mejor forma de desarrollar capacidad de concentración y con ello ejercitar y estimular nuestra materia gris que, sumergirnos en la lectura de un buen libro, leer se convierte en una experiencia edificante en la medida que somos capaces de incorporar a nuestras cotidianas vidas elevadas enseñanzas como las que podemos encontrar en uno de nuestros libros predilectos: Los Hermanos Karamazov de Fiedor Dostoyevsky.

Así pues nuestra humilde sugerencia a todo joven dominicano con ánimo de superación humana e intelectual es muy sencilla y frugal, extraer todo provecho positivo del uso de los artilugios electrónicos propios de esta gran época sin dejar lado hábitos como el de la buena lectura, que han demostrado centuria a centuria, década tras década, su contribución a la conformación de una humanidad más digna.

Comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on Facebook